Por: Naty Gómez

“Jhon Carlos es un caballero del rugby. Desde que lo conocí me pareció una persona impecable en su comportamiento, en su trato, en su actitud. Viene de una base deportiva diferente como el baloncesto, y eso le dio una riqueza motriz que le aportó y le sigue aportando al rugby, especialmente en el juego aéreo. Es un verdadero “camellador” que en el mismo terreno de juego se fue ganando ante crédulos e incrédulos una posición en su club, en Selección Antioquia y en Selección Tucanes. En este momento se encuentra en su mejor momento de rendimiento, en un equilibrio personal y profesional que es ejemplar y que para nosotros como federación es un gran orgullo ver y resaltar un proyecto de vida que se ve reflejado en John Carlos, pasará a la historia del rugby como todo un señor.” Así lo definió Andrés Gómez, presidente de la Federación Colombiana de Rugby.

Y es que, para este caballero, es un apelativo que lo hace sentir muy orgulloso. “A través de los años en el rugby he demostrado ser una persona integral dentro y fuera de la cancha con mis acciones, con mis ejemplos y muy agradecido que me llamen así, no es nada fácil posicionarse y tener un buen nombre dentro del rugby colombiano, ya que son muchos los grandes jugadores y las grandes personas que están en torno a él”.

Es un hombre con una gran trayectoria deportiva, hizo parte de la Selección Colombia de baloncesto, donde estuvo 10 años.  Pero, antes de contarles sobre su recorrido, les quiero dar a conocer cómo fue que llegó al rugby, deporte que tanto le apasiona.

Fue gracias a un compañero que estudiaba en la Universidad de Antioquia que se llama Camilo García, con quien compartió varias clases juntos, entre ellas una materia donde se practicaban deportes de combate, entonces lo escogía a él para jugar porque los demás compañeros no aguantaban los “golpes”. Un día le dijo que por qué no practicaba rugby, le insistió todo el semestre, fue a entrenar y se enamoró del deporte y comenzó entrenado en un club que se llamaba Buhos de la Escuela de Ingenieros y ahí fue donde inició jugando.

Ahora si hablemos de su faceta como profesor, qué le transmite a los demás y qué ha aprendido de este deporte. “He podido trasladar a mi quehacer diario como profesor de primaria, los valores, enseñarles eso a los muchachos, precisamente porque trabajo en una comuna donde en ocasiones hay muchas dificultades, entonces les aporto toda esa cultura y esa idiosincrasia del rugby con mis alumnos”.

Al “caballero”, el deporte le ha enseñado muchos valores, entre ellos la lealtad, el compañerismo, el trabajo en equipo, el respeto por los demás y todo eso lo implementa con sus alumnos.  Con algunos grupos representativos ha podido sacar estudiantes del colegio para que participen en Intercolegiados en rugby.  En el 2018 lograron el tercer puesto a nivel Metropolitano y de ahí algunos jóvenes fueron a reforzar al equipo campeón y hoy en día uno de ellos está en la Selección Antioquia Sub 17, algo que es de gran satisfacción para este gran hombre por haber sembrado la semilla en ellos y saber que aún muchos de los alumnos lo siguen jugando y están apasionados con el deporte.

Actualmente trabaja en la Institución Educativa “Javiera Sevilla”, donde se desempeña como profesor de primaria hace cuatro años, también ha tenido la oportunidad de ser parte del staff de algunas selecciones Antioquia y de la Selección Colombia juvenil, en compañía de Sebastián Mejía que ha sido el entrenador principal.

John Carlos tiene 33 años, una estatura de 1.90 y un peso de 107 kg. Son nueve años los que lleva jugando rugby y son muchos los recuerdos que le va dejando este deporte. “Uno de ellos haber quedado campeón Suramericano B por primera vez en Apartadó, ahí fue el inicio de todo lo que es ahora el rugby masculino en quinces. También tengo un grato recuerdo por la gira que tuvimos en Argentina, donde logramos cambiar el “chip” y dedicarnos y meternos al alto rendimiento porque allá lo vivimos. Y el más gratificante y que quedará en la historia del rugby colombiano fue haberle ganado en el 2018 por primera vez a Paraguay y quedar campeones del Americas Rugby Challenge”.

El caballero con su responsabilidad, perseverancia y liderazgo ha logrado dar un buen ejemplo dentro y fuera del campo de juego. Y es que sus sueños en el rugby no paran. “Quiero jugar el Americas Rugby Championship, es un anhelo para todos nosotros los que practicamos este deporte, ratificar el buen momento por el que estamos pasando sobre todo en quinces y jugar a este gran nivel con selecciones como EEUU, Canadá, Brasil y también que la liga profesional sea toda una realidad para que todos los que son más chicos y tienen muchísima más proyección puedan vivir y puedan dedicarse completamente al rugby y sea su opción de vida como tal.”